mayo 19, 2009

TOP 10 de las Peliculas Chilenas

Con Una mirada al pasado nuestro critico elabora en ranking con lo mejor del septimo arte criollo. Dos de Raúl Ruiz fueron destacados y clásicos como “El chacal de Nahueltoro”.

1. “PALOMITA BLANCA” (1973), de Raúl Ruiz. La trivialidad de la Unidad Popular: un profesor habla solo y el horror del sistema educativo; el duro corazón del momio, la liviandad de la izquierda y la legión de huachos; la violencia verbal, la vida como teleserie y los sueños de medio pelo. Indescifrable para el mundo, pero una piedra rosseta para el jeroglífico chileno. seguir...

teliad - el mercado para los enlaces de texto

2. “LARGO VIAJE” (1967), de Patricio Kaulen. Un niño pobre, que vive a cuadras de La Moneda, es testigo de una tragedia: su hermano muere al nacer, queda como “angelito” y su velorio de cueca, pena y trago es una de las secuencias cumbres del cine nacional. El niño le da a su hermano lo que necesita: un par de alas blancas. Una película que sube al cielo. seguir...

3. “IMAGEN LATENTE” (1987), de Pablo Perelman. Un fotógrafo, en el país de los años 80, busca a su hermano detenido desaparecido, se interna en un laberinto de resistencia y confesiones, y conoce a personas divididas por una grieta moral: unas fueron al matadero y otras siguen de dirigentes. Las actuaciones de Ignacio Agüero y Gloria Münchmeyer son excepcionales.

4. “VALPARAÍSO, MI AMOR” (1969), de Aldo Francia. En las alturas del puerto, en un lugar fronterizo entre los bosques de eucaliptos y la ciudad, un hombre sin trabajo se convierte en cuatrero y cae a la cárcel. Es su historia, la de su pareja y la de cuatro hijos abandonados. Es también un cine pedagógico y el mejor ejemplo del neorrealismo chileno. seguir...

5. “EL CHACAL DE NAHUELTORO” (1969), de Miguel Littin. Vida y muerte de José del Carmen Valenzuela Torres, una historia basada en hechos reales y relatada en cinco actos. Un calvario de sangre y muerte. Un mundo donde la pobreza y la ignorancia no tienen límites. seguir...

6. “JULIO COMIENZA EN JULIO” (1979), de Silvio Caiozzi. Chile rural a comienzos del siglo XIX, un terrateniente poderoso y sus amistades, y un pueblo llano de peones, sirvientas y prostitutas. Una cinta metódica, puntillosa y obsesiva en los detalles, donde todo amanece: sexo, verdad, rebelión y nuevos tiempos. seguir...

7. “TRES TRISTES TIGRES” (1968), de Raúl Ruiz. Los protagonistas se mueven entre la rutina y los grandes planes, que generalmente aterrizan en un bar y en el ocio, pasando el rato y perdiendo el tiempo. Chilenos violentos y precarios, buenos para nada, ánimas de una ciudad gris: gente que naufragó y aún no lo sabe. seguir...

8. “SEXO CON AMOR” (2003), de Boris Quercia. La mejor de las comedias chilenas: imperfecta, desenfadada y delirante. El sexo es el motor catalítico que mueve a los personajes; sin embargo, la historia también implica conocer su condición de chilenos infieles, hipócritas y mentirosos: una corte de miserables.

9. “MACHUCA” (2004), de Andrés Wood. El año 1973 y sus desgarros son un mural intenso que está recreado con esmero y precisión, pero se mantiene distante del corazón de la película: la peripecia de Infante y Machuca, dos niños de once años, envueltos y separados por el humo y el eco del año más difícil.

10. “LA BATALLA DE CHILE” (1975-1976-1979), de Patricio Guzmán. Esta trilogía, que debió ser díptico, se mantiene como un documental irrepetible que registra no tanto la explosión, sino el avance de la mecha hacia un barril de odio y pólvora. Aún hoy, ésta sigue descubriendo lo mismo: una sociedad de dioses pequeños y monstruos enormes. seguir...

Fuente: Revista Wikén

No hay comentarios:

Publicar un comentario