junio 16, 2009

Rebeca (1940)


Si lo que de verdad te gusta son las películas de misterio y eres fiel a los clásicos de Alfred Hitchcock, vas a disfrutar de esta película. Trata sobre un melancólico noble inglés perseguido por los recuerdos de su primera esposa Rebeca, con la consiguiente frustración de su flamante desposada. Es la primera película que este grandioso director filmó en Estados Unidos (recordando que en Inglaterra ya habia grabado otras) y está basada en la elegante novela gótica del mismo nombre de Daphne Du Maurier. .

La película, narrada en forma de flash-back, cuenta la historia de una joven tímida y poco experimentada (Joan Fontaine), que ejerce como dama de compañía de una rica norteamericana de viaje por Europa. En Montecarlo, conoce a un rico viudo, Maxim de Winter, cuando este parece estar a punto de lanzarse por un acantilado para poner fin a su vida.

Tras una breve y extraña relación, finalmente de Winter pide a la chica que se case con él. Cuando la joven acepta, regresan a Manderley, la enorme y fantasmal residencia familiar de Maxim en Cornualles. La nueva Sra. de Winter es acogida con frialdad por la ama de llaves, la Srta. Danvers, una mujer espectral que estaba muy unida con la anterior Sra. de Winter (la Rebeca que da título al film).


Primera película de Hitchcock en Hollywood, a donde acudió contratado por el excéntrico y megalómano productor de Lo que el viento se llevó David O. Selznick. Consiguió dos Oscars a la mejor película del año 1940 y a la mejor fotografía en B/N, obteniendo nueve nominaciones más.

Comentario y curiosidades

“Anoche soñé que volvía a Manderley”. Parafraseando el primer monólogo de la película, es un honor rescatar esta fascinante película de Hitchcock, para mí una de las tres mejores de este genial director y que recomiendo fervientemente a todo el mundo. Esta película es curiosa en varios aspectos. En primer lugar, porque se divide claramente en tres partes. La primera, más distendida, en Mónaco. La segunda, casi de terror, en Manderley. Y la tercera, más policíaca, en el balandro encontrado. El propio director decía que la película engloba tres estilos literarios “el cuento de hadas, el cuento de misterio y el tradicional cuento policíaco”. En segundo lugar, es curiosa porque Hitchcock no emplea prácticamente en ningún momento el tradicional humor negro a que nos tiene acostumbrados. En tercer lugar, porque convierte una mansión y a una muerta (la primera esposa de Winter) en los personajes centrales de la película.


Sobre Judith Anderson, la fantasmagórica Sra. Danvers, ama de llaves de Manderlay y fiel guardiana de la fallecida Rebeca podemos decir que este personaje secundario es quizás el más importante de la película, pues es el único medio que nos permite aproximarnos a la figura de la fallecida primera esposa de Winter. Este es el personaje más tenebroso, por varias razones. En primer lugar, por su vestuario. Vestida de riguroso negro con un vestido rígido por arriba y de vuelo por abajo, hasta los pies. Ello propicia, que la Sra. Danver mantenga los brazos flexionados, cogiéndose las manos, como lo haría un cura, al mismo tiempo que apenas vemos los pies, dando una sensación de que se desplaza sin tocar el suelo, como un espíritu. A ello se añade que nunca se la ve entrar en la escena, sino que cuando la cámara capta un plano suyo, ella ya había aparecido silenciosamente, como por arte de magia. La vestimenta tiene también un ligero toque monacal, íntimamente relacionado con un ligero toque lésbico que Hitckcock quiso imprimir al personaje. Para eludir la censura, Hitchcock utilizó artificios inteligentes, mostrando por ejemplo a la señora Danvers quieta junto a la nueva señora de Winter, acariciando la lencería de Rebeca, apoyada por una frase añadida por Hicthcock (que no aparece en la novela) sobre la ropa interior tejida a mano por unas monjas de clausura, que sobre el papel parecía muy casta, pero que en la pantalla produce el efecto contrario. El carácter intrigante del personaje se acrecienta por la obsesión de la Sra. Danvers por Rebeca, que la mantiene viva en todas y cada una de las habitaciones de Manderlay, reservando para ella el ala este de la casa, e incluso induciendo a la protagonista a que se vista como ella en una fiesta de disfraces. Esa necrofilia, desde luego, no puede menos que causar cierto desasosiego en el espectador.


Como curiosidad, destacar que la aparición del director se produce casi al final, cuando Jack Favell llama a Danvers desde una cabina. Aparece caminado con una gabardina clara mientras Favell habla con el policía. En las primeras películas el cameo del director se produce al final; pero con el tiempo las colocaría al principio, ya que la gente estaba más atenta a localizar su aparición que a la propia película.

Ficha Tecnica

Director : Alfred Hitchcock
Producción: Selznick International Pictures
Guión: Robert E. Sherwood y Joan Harrison, según la novela de Daphne du Marier
Música: Franz Waxman
Reparto: Laurence Olivier (Maxime de Winter), Joan Fontaine (Sra. de Winter), Judith Anderson (Sra. Danvers), George Sanders (Jack Fawell), Nigel Bruce (Mayor Giles Lacey), Cecil Aubrey Smith (Coronel Julyan)
Duración: 130 minutos, B/N


Ver Pelicula Rebeca completa por partes


No hay comentarios:

Publicar un comentario